Cree en grande.
CONMEBOL

Estallido de alegría y celebración rojiblanca en Buenos Aires

Estallido de alegría y celebración rojiblanca en Buenos Aires

Miles de hinchas de River Plate se volcaron este domingo al centro de Buenos Aires, a poco de la pitada que cerró la final que les permitió alzar su cuarta CONMEBOL Libertadores frente a Boca Juniors.

"Siento emoción enorme. Nunca lo viví y ahora que tengo 21 años lo vivo y es algo hermoso", dijo a Jonhatan Carballo, que acercó a participar de los festejos, montado en su moto y junto con su novia, ambos con casaca de River.

Familias enteras, amigos, grupos de hinchas con banderas y casacas rojiblancas, se fueron juntando, mientras sonaban bocinas y cánticos, alentando al club campeón. 

Cuando terminaba el partido una fuerte lluvia se abatió sobre la capital argentina, pero de a poco el cielo se despejó invitando a la celebración.

"Venimos a festejar en familia", dijo Romina Garrido, de 37 años, que, bandera en mano, llevaba de la mano a su pequeño hijo Gastón. 

Romina nunca dudó que River sería campeón porque "le tengo una fe ciega a (DT Marcelo) Gallardo, que nos dio estos triunfos y estas alegrías", se entusiasmó emocionada y con la voz quebrada recordó a su padre que la hizo hincha de River desde muy pequeña.

En el barrio de Belgrano, vecino a Núñez, donde se emplaza el Monumental de River, la primera explosión llegó a los 109 minutos cuando el colombiano Juan Quintero anotó el segundo gol del 'millonario' que abriría la puerta al título ante un Boca con un hombre menos por la expulsión del también colombiano Wilmar Barrios por doble amarilla.

En la otra punta de la ciudad, en la Boca, el gol de Quintero fue un balde de agua fría pero al término del partido la música de los bombos auriazules seguía.

"Esto es así, el fútbol es así, se gana o se pierde pero el sentimiento no se termina nunca, te lo cantan los hinchas. Aguante Boca", declaró a la AFP Romina López, cerca de la Bombonera, pese a la tristeza de la derrota 3-1.

 

 

 

AFP