Cree en grande.
CONMEBOL

Un gol hecho en Milán que retumbó en Colombia

Un gol hecho en Milán que retumbó en Colombia

El Tiempo.

El lapso de tiempo que demoró Freddy Rincón del dominio del esférico al remate, fueron los segundos más dramáticos para el corazón del aficionado colombiano, que desató su felicidad con la conversión en la última oportunidad de anotar, tal vez uno de los más gritados del conjunto ‘cafetero’ en los mundiales.

Un amante del fútbol en Colombia reconoce sin dificultad esta narración. Es que, no se puede olvidar fácilmente el frenesí con que se vivió aquel encuentro contra Alemania por el Mundial de Italia 1990.

En aquel cotejo, jugado un 19 de junio en el estadio Giuseppe Meazza de Milán, Colombia llegaba con la misión de al menos puntuar por el Grupo D ante el equipo que a la postre se coronaría como el mejor del mundo.

Es difícil replicar aquella felicidad, un tanto que marcó un antes y un después en la selección Tricolor, que se prepara para un nuevo desafío a 41 días para Rusia, sin olvidar las hazañas que forjaron su historia en los mundiales.  

El poderío alemán fue implacable durante aquel mundial, y solo sucumbió ante el juego colombiano, basado en los pies del astro Carlos ‘El Pibe’ Valderrama quien, junto a René Higuita, Freddy Rincón, Andrés Escobar, Leonel Álvarez y Luis ‘El Bendito’ Fajardo se perfilaban como las nuevas figuras del fútbol.

Cuando Valderrama giró con balón dominado, era peligro inminente. Un pase quirúrgico a los pies de Rincón que, tras unos dos toques para adelantarse con la pelota, se apresuró a definir magistralmente entre las piernas del golero Bodo Illgner.

El partido resultó una colección de faltas. El marcador parcial 0-0 dejaba a los alemanes como líderes se su grupo, con 5 unidades y a Colombia tercera en la tabla con 3 puntos.

“Ese partido fue unos de los más importantes de mi vida, fue algo muy grande en mi carrera deportiva, le empatamos al campeón del mundo”, así recuerda Luis ‘El Bendito’ Fajardo.

El mando del partido estuvo dividido y las acciones de peligro de gol no faltaron en ambas áreas, sin embargo, se tornó complicado romper el cero, por las gravitantes apariciones de los porteros, sobre todo la de Rene Higuita.

Merito de los dos conjutos fue nunca bajar la guardia y dejar las mejores emociones para el tramo final.

-Hasta el último minuto-

“La verdad yo no soy una persona de grandes emociones, pero en ese gol lo celebré con el alma”, recuerda Rincón, autor de aquel tanto.

Cuando todo apuntaba a un empate sin goles, a dos minutos de terminar el partido, Alemania anticipó un ataque colombiano, sus volantes se asociaron para habilitar a Pierre Littbarski, que no pudo ser controlado por Luís El ‘Chonto’ Herrera. Su remate de pierna izquierda entró por el palo derecho de René Higuita.

El gol no amilanó a los dirigidos por el mítico adiestrador Francisco ‘Pacho’ Maturana, que salieron a buscar el gol que permitiera el empate y la clasificación.

“Uno cada vez que ve el gol le viene a la cabeza distintas emociones y recuerdos. Aún siento esa emoción al volver a verlo”, confiesa Rincón.

A un minuto del final, Colombia se despedía en primera ronda de su segundo Mundial. El destino parecía estar escrito: el empate no estaba cerca.

Leonel Álvarez recuperó una pelota en terreno propio, se la dio a Luis ‘El Bendito’ Fajardo quien recorrió gran parte de la cancha y se la entregó a Valderrama.

‘El Pibe’ se asoció con Freddy Rincón y este con Fajardo de nuevo. ‘El Bendito’ no dudó en devolvérsela al ‘10’ de los risos dorados que, con un magistral pase a la espalda de la defensa, dejó solo a Rincón contra Illegner. Un remate sutil. El balón se coló entre las piernas del portero y puso a celebrar a todo el país ‘cafetero’.

“Después de ese gol, el fútbol colombiano tuvo una gran relevancia. Conseguimos ubicarle a la selección en la órbita de los mejores del mundo. Por eso creo que ese grupo fue artífice del respeto que hoy por hoy tiene la Tricolor”, opina finalmente Rincón.

 

 

 

CONMEBOL.com