Cree en grande.
CONMEBOL

Una hinchada que aplaudió de pie a sus guerreros

Una hinchada que aplaudió de pie a sus guerreros

El estadio de Lanús ha sido bautizado hace años como La Fortaleza y justificó el nombre con creces en las últimas instancias de la CONMEBOL Libertadores Bridgestone.

Las proezas 'granates' fueron siempre marcadas por el acompañamiento de su fiel hinchada, socios y dirigentes que no escatimaron esfuerzos para seguir los pasos del equipo hoy vice campeón de la Libertadores 2017.

Ninguno de los seguidores del ‘grana’ olvidará las noches de los juegos ante dos poderosos equipos argentinos como lo son San Lorenzo de Almagro y River Plate, el partido con este último considerado por muchos como la ‘hazaña mayor’, ya que concretaron una remontada épica.

Llegar a la final de la Libertadores ante el portentoso Gremio de Porto Alegre fue el premio a la fidelidad, lealtad y confianza de un barrio de Buenos Aires a un equipo que cerró el periodo más exitoso de su carrera.

El estadio, remodelado a 10 Km al sur de Buenos Aires, acogió en el partido final a 43.000 simpatizantes que cantaron, gritaron y alentaron sin tregua a sus amados colores, siempre bajo el respeto y un compartimiento ejemplar para toda Sudamérica y el mundo. "Tenemos un plus cuando jugamos en casa con nuestros hinchas", había afirmado Lautaro 'Laucha' Acosta, ídolo y emblema del club.

En la última jornada las lágrimas y caras de tristeza del estadio Ciudad de Lanús inundaron las tribunas, pero aun así los aplausos no fueron disminuidos, al contrario, la oncena titular, los suplentes y dirigentes respondieron también con aplausos en agradecimiento por el acompañamiento.

Lanús y su gente dieron muestra que el corazón granate orgullosamente CREE en GRANDE y que el equipo modesto de un barrio de Buenos Aires está decidido a ser parte de la nómina de clubes importantes, ganadores y por qué no, de estirpe copera.

 

 

CONMEBOL.com